Sibutramina contraindicada en pacientes con enfermedades cardiacas

Resultados del estudio SCOUT (Sibutramine Cardiovascular Outcomes Trial) cuyo inicio ocurrió en el año 2002 y contó con la participaron de aproximadamente 11 mil personas con sobrepeso u obesas que además padecían de diabetes y otras patologías cardiovasculares, han llamado la atención de la FDA. En tal sentido, la FDA está alertando tanto a los pacientes como a la comunidad médica sobre relativo y aparente incremento de sucesos cardiovasculares en algunos pacientes que están recibiendo tratamiento con Sibutramina

Un análisis preliminar del estudio, que tomó algunos eventos vinculados con patologías cardiovasculares tales como: infarto de miocardio, paro cardiaco, embolia y muerte, concluyó que el índice fue de 11.4% para los pacientes que estaban efectuando tratamiento con Sibutramina y de 10% para los pacientes tomando placebo. Es importante destacar que este estudio fue realizado en pacientes que padecían riesgo cardiovascular elevado, incluyendo personas que de acuerdo a las indicaciones del prospecto no debían tomar Sibutramina. La diferencia fue mayor de lo esperado, sugiriendo que la Sibutramina, aprobada en 1997, está vinculada con el riesgo cardiovascular más elevado que mostraron ciertos pacientes de dicho estudio.

En tal sentido, la FDA destaca que: “los hallazgos subrayan la importancia de evitar que ciertos pacientes tomen Sibutramina, entre ellos personas con insuficiencia cardiaca congestiva, arritmia, enfermedad de las arterias coronarias o embolia, como lo recomienda actualmente el etiquetado”.   

El tratamiento farmacológico para adelgazar debe ir acompañado de dieta apropiada y actividad física para ser efectivo

La prescripción de los fármacos para adelgazar debe ir acompañado de una dieta apropiada y de actividad física. Debido a que muchos médicos sólo prescriben las drogas y la mayoría de sus pacientes esperan todo del tratamiento farmacológico sin realizar dieta y actividad física.

Según investigación efectuada en la Universidad de Pennsylvania, en USA, se comparó el efecto de la Sibutramina como fármaco para el tratamiento de adelgazamiento frente al empleo de dicho fármaco acompañado con cambios en el estilo de vida de los pacientes, tales como dieta y efectuar actividad física.

Luego de 1 año, los pacientes que fueron tratados sólo con el fármaco bajaron alrededor del 4,1% de su peso normal. Sin embargo, los pacientes que efectuaron el tratamiento farmacológico acompañado de actividad física y dieta, experimentaron una pérdida de peso de alrededor del 10.8%.

En tal sentido, el estudio indicó que es fundamental acompañar el tratamiento farmacológico con sustanciales cambios a nivel del estilo de vida, efectuando una dieta apropiada, guiada por un nutricionista, y realizar actividad física de manera cotidiana. 

Revisión sobre la efectividad de Sibutramina

Se efectuó una revisión de 29 estudios acerca de la Sibutramina. Estos estudios comprendían diferentes duración de éstos entre 8 semanas a 2 años y se buscaba aclarar la efectividad sobre los efectos adelgazantes de Sibutramina así como los posibles efectos adversos. Se utilizaron diferentes en pacientes obesos de 34 a 54 años, y fue comparado el efecto del fármaco con los efectos de un placebo.

En referencia a los efectos adelgazantes de la Sibutramina los análisis corroboran su efecto adelgazante. Ciertos estudios indicaron que la administración del fármaco, junto a un cambio en el estilo de vida, ayudó a perder más peso que con el placebo. En promedio, perdieron 4,5 kg más al cabo de un año. Sin embargo, los resultados representan una media, ya que no todas las personas lograron disminuir de peso. Es de destacar que en el caso que se abandone el tratamiento, se puede recuperar la mitad del peso perdido. Estos hallazgos muestran que  Sibutramina tiene claros efectos positivos a corto plazo para reducir de peso, pero persiste las dudas sobre los efectos adelgazantes a mediano y largo plazo.

Por otro lado, los posibles efectos adversos  tales como empeoramiento de la diabetes, riesgos metabólicos y, en especial riesgo a nivel cardiovascular  aún no hay resultados concluyentes.

Según estos resultados, si bien el Comité Europeo que evalúa los medicamentos concluyó que la relación entre riesgos y beneficios es positiva, la presente revisión arroja dudas sobre sus efectos adversos y los beneficios reales de la Sibutramina a mediano y largo plazo, aconsejando efectuar más estudios para tener resultados concluyentes al respecto.

Sobredosificación con Meridia (Sibutramina)

Según los resultados clínicos, la experiencia clínica con sobredosis de Meridia (Sibutramina) es muy limitada. Sólo se han informado 3 casos y ninguno de ellos fue fatal.

En el caso de sobredosis se recomienda ir urgentemente iniciar el tratamiento sin demoras en una unidad de cuidados intensivos. Se deberá hacer una cuidadosa evaluación clínica del paciente, valorando el tiempo transcurrido desde la ingesta de Meridia (Sibutramina). El profesional decidirá la realización o no del tratamiento general de rescate que es evacuación gástrica, o sea,  inducción del vómito o lavado gástrico, mantenimiento de la vía respiratoria y oxigenación adecuada.

Se deberá controlar los signos vitales y de la función cardiovascular. En caso de hipertensión arterial o taquicardia podrá hacerse uso cuidadoso de los betabloqueantes. Debe destacarse que no existe un antídoto específico, desconociéndose la utilidad de la diuresis forzada y la hemodiálisis.

Ante la eventualidad de una sobredosificación destacamos que se debe concurrir al Hospital más cercano o comunicarse con los centros de toxicología.

¿Efecto rebote con Meridia (Sibutramina)?

La ocurrencia del efecto rebote es un tema de preocupación en las personas que efectúan tratamiento para bajar de peso.

 En el caso particular del fármaco Sibutramina, dado que es una droga que actúa a nivel del sistema nervioso central, inhibiendo el apetito, es posible que cuando se termina el tratamiento pueda existir algún efecto rebote.

 En tal sentido es importante seguir con la dieta y actividad física cuando se descontinúa el tratamiento con Meridia (Sibutramina) a fin de reducir las posibilidades de ocurrencia del efecto rebote.

 En esta etapa del tratamiento es importante seguir igualmente las indicaciones de su médico y/o nutricionista a fin de reducir los riesgos del efecto rebote y seguir un plan de adecuación del organismo en esta nueva etapa del tratamiento y mantenimiento del peso corporal.

¿Hay alimentos que no se deben consumir mientras se efectúa tratamiento con Sibutramina?

Debido a que Meridia cuyo principio activo es Sibutramina es un fármaco para adelgazar, su médico es quien debe prescribirle la Sibutramina. Además, deberá indicarle su médico, trabajando en conjunto con un nutricionista, guiarle sobre los alimentos que son apropiados para cada caso.

Debido a que Meridia (Sibutramina) puede ocasionar como efecto secundario y adverso el aumento de la presión arterial, es necesario que controlarse la presión arterial periódicamente. En tal sentido, es importante reducir o evitar la ingesta de sal, y reducir beber café, té y el chocolate, pues éstas son bebidas estimulantes. Es importante reducir el consumo de grasas saturadas. Es de destacar que se recomiendo no consumir alcohol mientras se efectúa el tratamiento con Meridia (Sibutramina).

¿Cúando se debe tomar Sibutramina?

Meridia, cuyo principio activo es la Sibutramina debe ser indicada por prescripción médica.

 Sin embargo, básicamente el tratamiento de Meridia (Sibutramina) consiste en efectuar una dieta equilibrada, bajo supervisión de un nuticricionista, actividad física todos los días y tomar un comprimido por día de Sibutramina de 10 mg o 15 mg antes del desayuno. 

Es importante recordar que el tratamiento con Sibutramina requiere de control y seguimiento médico, por favor, no se automedique y si efectúe el tratamiento bajo indicación médica, contrólese periódicamente.

¿Se puede hacer tratamiento con Sibutramina de por vida?

Si efectúas tratamiento con Meridia (Sibutramina) debes tener en cuenta que este es un fármaco muy efectivo para bajar de peso, pero que posee efectos adversos y contraindicaciones que a largo plazo pueden afectar la salud.

Meridia (Sibutramina) debe ser administrada como una herramienta que sirve de ayuda para  bajar de peso en un contexto de supervisión médica. Sin embargo, pero no puede efectuar el tratamiento de por vida, ya que los datos sobre sus beneficios y contraindicaciones son limitados después de un año de tratamiento.

Además, es importante destacar que depender de un fármaco de por vida no es un hábito saludable, siendo en este caso recomendable que cambiar los hábitos alimentarios y practicar actividad física al menos 3 veces por semana.

Entonces es importante recordar que adquiriendo buenos hábitos de alimentación y actividad física se puede perder peso y mejorar la calidad de vida,  evitando abusar de los tratamientos farmacológicos que en un principio pueden ser útiles, pero que luego pueden traer consecuencias a la salud. 

La contracara de Sibutramina

Bajar de peso requiere constancia y dedicación para acostumbrarse a nuevos hábitos alimenticios. En tal sentido, los fármacos para adelgazar pueden colaborar, en una etapa inicial para implementar el nuevo estilo de vida. Algunos fármacos son muy efectivos. Dentro de estos fármacos se encuentra la Sibutramina.La Sibutramina es un fármaco supresor del apetito que actúa sobre centros cerebrales, inhibiendo de esto modo la ansiedad y la depresión. Además claro está de suprimir el apetito.

Sin embargo, el tratamiento para adelgazar con Sibutramina, tiene algunas contraindicaciones y efectos secundarios, aunque es menos riesgoso que las anfetaminas.

Propiedades del aceite de oliva para bajar de peso

Las propiedades del aceite de oliva son amplias. Además de sus propiedades beneficiosas para la salud tales como los efectos favorables sobre los radicales libres, disminución del colesterol “malo”, reducción del riesgo de trombosis y de la tensión arterial y minoración, el aceite de oliva modera el apetito. Esto lo logra a la acción que ejercie sobre una hormona que, actúa en el cerebro. Este hecho puede aprovecharse, para mejorar la dieta y en el futuro para diseñar fármacos adelgazantes.

La investigación, publicada en “Cell Metabolism”,  fue efectuada por un grupo internacional de científicos dirigidos por Daniele Piomelli, de la Universidad de California, USA.

El equipo de investigadores ha concluido que, al menos en modelo animal, en roedores de laboratorio, el ácido oleico (abundante en las grasas insaturadas, llamada “grasas sanas”), en el intestino delgado, se convierte en la hormona OEA (oleiletanolamida) que, a su vez, produce sensación de saciedad en el cerebro. En ese estudio, las ratas de experimentación que lo incorporaron en su dieta comieron menos, redujeron su peso y mejoraron sus cifras de colesterol y triglicéridos.

Si estos mismos resultados se obtienen en humanos debería ser un importante elemento de la dieta, ya que su consumo habitual podría reducir la sensación de hambre en las personas con sobrepeso u obesidad. Es importante destacar que según el Dr. Piomelli, este mecanismo podría servir de base para el desarrollo de nuevos fármacos que, al aumentar la sensación de saciedad, colaboran en la disminución contra el sobrepeso y la obesidad.


Cerrar
Enviar por Correo